Menopausia y aumento de peso Menopausia y aumento de peso.

Menopausia y aumento de peso.

[ad_1]

El período vivido más o menos bien para las mujeres, y sigue siendo una etapa normal en los seres menopáusicos. Pero a menudo trae algunos efectos secundarios como sofocos, insomnio, cambios de humor, fatiga y … aumento de peso.
¿Cómo se pueden manejar estos cambios durante la menopausia? ¿Cuáles son las soluciones para adelgazar ahora mismo?

Menopausia y locura hormonal

La menopausia, un período importante en la vida de una mujer, a menudo va acompañada de choques psicológicos y, a veces, físicos, especialmente si siempre se siente con ganas de comer un refrigerio.
¿De quién es la culpa? Hormonas, ¡por supuesto!
De hecho, después de muchos años, los ovarios deciden que están cansados ​​y ya no quieren trabajar como antes. Aunque este proceso no ocurre de la noche a la mañana (se estima que el período premenopáusico dura entre 3 y 5 años), la menopausia en sí ocurre cuando una mujer no pasa por un período durante un período ininterrumpido de 12 meses.
Durante este período, las hormonas femeninas o los estrógenos cambian, lo que contribuye a los cambios internos que cambian la silueta, entre otras cosas.

Infografía de menopausia

Por tanto, la masa muscular disminuye a favor de la masa grasa. Esto conduce a una disminución en su metabolismo basal, lo que significa que su cuerpo usa menos energía, incluso si su actividad no cambia en lo más mínimo.
Además, se vuelve más difícil para el cuerpo eliminar toxinas y desechos, sin mencionar que la circulación sanguínea (y linfática) se interrumpe y se produce la retención de agua.
Por último, la menopausia provoca cambios que influyen en el aumento de peso. Estos cambios son más psicológicos: siempre intentamos “consolarnos” con alimentos poco saludables (azúcar, grasas, etc.).
¿Qué pasa con la herencia? Si las mujeres de su familia son propensas a la obesidad, existe una gran posibilidad de que herede estos genes que se despertarán alrededor de la menopausia.
Pero todo esto no es irreversible. Durante este período, puede moverse para perder peso.

Infografía de menopausia

En definitiva, no debes hacer nada ordinario para adaptarte a la menopausia, debes estar pendiente de los pequeños ajustes que se van a realizar.

Riesgos de aumento de peso

Antes de discutir los riesgos de aumentar de peso durante la menopausia, veamos algunas cifras.
Debes saber que el 80% de las mujeres pueden esperar un aumento de entre 3 y 8 kg, y el 20% restante tendrá suerte de no subir de peso. Las necesidades energéticas varían con la menopausia:

• Entre 20 y 30 años: 2500 kcal;

• Entre 30 y 50 años: 2350 kcal;

• Más de 50 años: 2150 kcal.

Aunque las diferencias no son grandes, por ejemplo: un latte grande con azúcar, yogur de frutas o medio croissant (unas 150 a 200 kcal).

Las consecuencias de perder peso en este momento crítico de la vida de una mujer pueden ser potencialmente peligrosas:

• hipertensión;

• Diabetes;

• Patologías cardiovasculares, etc.

Infografía de menopausia

¿Qué estrategia se debe aplicar?

Primero debe conocer sus necesidades calóricas diarias (ver artículo) como parte de un entrenamiento de 30 minutos por día (especialmente recomendado para mujeres posmenopáusicas) y luego reducirlo gradualmente al 10 al 15% para perder peso. , sin frustración ni estrés para el cuerpo. Por ejemplo, puede comenzar con -5% durante dos semanas, luego comenzar con -10% durante las próximas dos semanas y finalmente ir al -15% para el resto.
De esta forma evitarás los kilos de más que programa la menopausia.
Eso sí, ante la acumulación de grasas viscerales (se prefieren los cambios hormonales) que provocan patología cardiovascular, es necesario asegurar un equilibrio dietético para aumentar la ingesta de proteínas para evitar la pérdida de masa muscular. (ver el artículo principio del régimen)
Se debe prestar especial atención a la ingesta de calcio para combatir la osteoporosis (queso, leche, requesón, yogur).
El cuerpo estabiliza el calcio gracias a la vitamina D, por lo que es necesario combinar los dos.
La vitamina D se encuentra en el pescado azul (arenque, sardinas, caballa, trucha) y productos lácteos enteros. Son reguladores de las grasas omega-3, aceites protectores contra los problemas cardiovasculares y la hipertensión y el estado de ánimo. La exposición al sol natural y controlada le permite satisfacer una buena parte de sus necesidades nutricionales de vitamina D.
Daremos preferencia a las verduras ricas en agua y los secadores (calabacín, espárragos, rábano negro, col, etc.) que lucharán contra la retención de agua.
Por último, no olvide todos los alimentos con almidón (arroz integral, pan integral, pasta integral) que ralentizarán la absorción de carbohidratos y reducirán el riesgo de acumulación de grasas. También mejoran la permeabilidad intestinal.

En definitiva, no debes hacer nada ordinario para adaptarte a la menopausia, debes estar pendiente de los pequeños ajustes que se van a realizar.

Este artículo fue escrito con la ayuda de bonjoursenior.fr

[ad_2]

Publicaciones Similares

Deja una respuesta